La niña con poderes

Seudónimo: Alma

Hace muchos años en un pequeño pueblo que había en la montaña vivía una niña llamada Sharon. Ella y su familia tenían muchos años viviendo ahí y conocían el pueblo a la perfección. Había lugares en los que ella podía hacer cosas que nadie más lograba. Sharon todos los días vivía aventuras hasta que un día llegó al campo donde estaban los árboles frutales y en unos instantes pudo llenar su canasta con las frutas más maduras y jugosas que había. Al llegar a su casa su familia se sorprendió pues los árboles eran muy grandes y era muy difícil alcanzar las frutas para una niña de su edad.

Cuando ayudaba a su mamá a cocinar la comida estaba lista en instantes, su mamá no entendía cómo le hacía Sharon.

En el colegio siempre lograba terminar sus trabajos siempre siendo la primera, sus maestros y sus compañeros quedaban sorprendidos pues, aunque fuera un tema difícil, ella entendía aun antes de que sus maestros le dieran la explicación.

Un día fue de lo más espectacular ya que ella quería organizar una gran fiesta para todos los niños del pueblo. Logró que todos participaran con ella e hizo que la fiesta fuera la mejor fiesta jamás vista por nadie en el pueblo. Hizo un pastel de 6 pisos delicioso y cocinó cosas que jamás la gente se hubiera imaginado. Un buen amigo de ella hizo un show de magia espectacular, la gente estaba sorprendida y muy contenta. Todos disfrutaron mucho la fiesta.

Sharon crecía y aún así, seguía siendo mágica: ayudaba a las familias del pueblo, a la gente pobre, a la gente enferma... era como un ángel al que todos querían y todos buscaban en cualquier situación. Sus papás y su familia la consideraban una niña con una magia especial. Sharon también quedó sorprendida por cómo lograba resolver las situaciones en las que se encontraba.

Un día pasó algo “nunca antes” visto en el pueblo. Era de noche y 4 hombres ajenos al pueblo entraron e hicieron destrozos en las tiendas, las escuelas, en los campos; destruyeron las cosechas, pintaron las paredes de las casas, destruyeron los juegos del jardín principal y huyeron sin que nadie los viera. Cuando amaneció y la gente salió de sus casas reaccionaron de distintas maneras, unos gritaron, otros corrieron a buscar a los vecinos para buscar respuestas a lo que había pasado, otros no podían entender lo que veían pues siempre había sido un lugar donde toda la gente era de buenos modales y de buen corazón.

Cuando Sharon vio todo lo que pasó, primero se asustó mucho. No podía creer que hubiera gente con tanta maldad para hacer esos destrozos, así que sabiendo que ella era una niña mágica y tenía poderes especiales, decidió que ese asunto no se iba a quedar así y los responsables iban a pagar por lo ocurrido. Estos sucesos continuaron pasando varios días más.

Ella se puso a pensar en una estrategia que fuera efectiva y como vio que seguían destruyendo el pueblo por las noches y resolverlo sería muy difícil para ella sola, así que le pidió a 3 amigos que la ayudaran. Juntos crearon una estrategia para atrapar a los maleantes: cada uno de ellos se iba a esconder en un lugar diferente por la noche y el primero que viera a alguno de los maleantes, lo iba a amarrar e iría a buscar a sus amigos para que los 4 juntos pudieran hacerlos pagar por sus maldades.

Llegó la noche y cada uno se fue al lugar que le tocó. Todos tenían miedo, pero tenían que resolver el asunto. De pronto su amigo Jacobo se encontró a un maleante, rápido agarró su cuerda y lo amarró al tronco de un árbol, corrió en busca de sus amigos y todos fueron a su encuentro el maleante tuvo que hablar y decir dónde estaban los otros maleantes. Sharon y sus 3 amigos amarraron a todos los delincuentes. Yael fue en busca del comandante de la policía del pueblo y junto con él, castigaron a cada uno de ellos por sus malas acciones, los llevaron de regreso a su pueblo donde los encerraron y fueron la burla de todos.

Todo el pueblo estaba muy contento por cómo los niños actuaron y les hicieron una gran fiesta. Desde ese día Sharon siempre era buscada para ayudar a resolver cualquier problema que la gente no pudiera solucionar por sí sola. A ella le encantaba siempre usar sus poderes mágicos para poder ayudar a los demás.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *