Asesinato en Villa Carver

Seudónimo: Sherlock Holmes

Era un día soleado Otoño en Cambridge, Inglaterra. Aunque no había nubes, era un día frío. Todo era normal en Villa Carver.

Catherine Carver estaba con su esposo Charles. Ambos no eran muy parecidos, ella era pelirroja con piel pálida, mientras que Charles era moreno, al igual que el resto de su familia. Ambos tenían 79 años, normalmente se llevaban muy bien, pero Charles estaba apunto de hacer una gran inversión en unas minas donde Catherine, habiendo estudiado geografía, sabía que no encontrarían diamantes ni otras piedras preciosas, entonces entraron en una pelea.

De repente se escuchó un disparo, un grito con horror, y el sonido de una ventana abriéndose. Alguien había matado a Charles.

Sólo había una persona a la que podían llamar, al mejor detective de 1975: Carlston Crew.

Toda la familia se reunió en la casa Catherine, listos para ser interrogados por Carlston Crew. El detective sabía que el asesino podía haber escapado, ya que el cuarto de Charles estaba en la planta baja, y la ventana había permanecido abierta.

Decidió empezar con Chris, el hijo de Charles y Catherine.

“Buenas tardes, Chris”

“No son buenas para nada” replicó el interrogado

“Está bien… comencemos. ¿Tienes algún rencor que hayas guardado con tu padre?”

“Sí” respondió Chris “ Quería iniciar mi propia empresa entonces le pedí dinero prestado, pero, claro, decidió que quería usar su dinero para invertir en unas minas donde no encontraría nada”

“Entiendo... Prosigamos. ¿Dónde estuviste a la hora del asesinato?”

“¿Quieres decir a las siete de la mañana? Obviamente estaba dormido en casa, pero cinco minutos después recibí una llamada de mi madre. Ella me dijo que ya te había llamado… Pero ahora que lo pienso... Llegaste aquí a las cinco de la tarde... ¿Porque tardaste tanto?”

“Mmm, estaba trabajando, cerca de aquí. Regresé a Londres cuando escuché el mensaje de tu madre. Descansé un poco y a las dos de la tarde vine hacia aquí en autobús”

“Suena que alguien con un trabajo como el tuyo podría pagar un auto.”

“Últimamente he tenido problemas económicos…” se detuvo “Pero yo soy el que hace las preguntas aquí.”

“Está bien…”

“ ¿Alguna vez has comprado algún arma? Siendo más específicos… ¿Una pistola de mano?”

“No. Nunca.“

Carlston siempre sabía si alguien mentía, y Chris no lo hacía.

Le hizo las mismas preguntas a todos. Parecía que cada uno tenía una razón para matarlo. Catherine tenía miedo de perder su dinero. La ex-ama de casa, Camila, había sido despedida la semana anterior. Conner, el hermano de Charles, había enloquecido después de la muerte de su madre, que había fallecido hace 10 años. Y, por último, Charlotte, la hermana de Catherine, siempre le había guardado rencor a su hermana y su esposo porque ella quería casarse con Charles por su dinero. De todas maneras, nadie parece estar mintiendo, había algo más profundo en este caso.

Chris se encontraba sentado en la sala frente a su tío Conner. Siempre fueron muy cercanos. “Tío, no entiendo muy bien. Sé que todos guardamos rencor con mi padre, pero ¿En serio alguien estaría tan desesperado y enojado que mataría a mi padre?”

“Hay gente que hace cosas por razones que otras no entenderían“ Respondió Conner. Después dio una risa maniática y se quedó dormido. Chris quedó un poco confundido y alterado, entonces decidió hablar con su madre para calmarse.

Fue a la cocina, donde su madre estaba “cocinando”. Parecía estar preparando pescado con papas, pero si te fijabas bien, estaba todo quemado, y parecía que no prestaba atención en el trabajo que estaba haciendo, y tenía una mirada inexpresiva. Parecía una estatua.

“¿Mamá?” llamó Chris

“¿Qué pasó?” Parecía que una piedra estuviera cobrando vida.

“¿Estás bien?“

“Sí, sí…” respondió Catherine “En realidad, no, no lo estoy. ¿Cómo podría estarlo? El amor de mi vida se murió un mes antes de nuestro 50 aniversario. ¿Qué voy a hacer?”

“No te preocupes madre, todo estará bien”.

“Lo sé, pero no puedo aceptarlo. No puedo convencerme a mí misma.”

“Cambiando de tema, me dijo Carlston que hubo otro asesinato cerca de aquí…

¿Has escuchado algo al respecto?”

“No, no habían habido asesinatos aquí en mucho tiempo, hasta lo de tu padre. Además no parece que ocurra nada extraño, aparte de, ya sabes…”

“Entonces…” En eso se vió la silueta de un hombre en la ventana. Solo se pudo ver por una milésima de segundo, y después desapareció. Chris intentó convencerse de que fue su imaginación.

“¿Qué pasó?” preguntó Catherine

“Nada…”

“Está bien. Estoy muy cansada. Creo que iré a dormir” Entonces se fue.

10 segundos después, un hombre con máscara entró a la cocina por la puerta trasera, sosteniendo un arma de mano, apuntando hacia Chris.

“¿Quién eres? ¿Qué quieres de mí?”

“Has descubierto mi secreto”

“¿De qué hablas?”

“Sé que sabes”

“No puede ser, eres…”

Y entonces le disparó.

Catherine entró rápidamente a la cocina, con un bate de béisbol en manos. Sin pensarlo dos veces, atacó al asesino, pero recibió un disparo en la pierna.

“¡Alguien llame al 911! ¡Rápido!”

El resto de familiares que estaban en la casa excepto Conner, quien seguía dormido, entraron a la cocina. Charlotte llamó al 911 desde el teléfono de la cocina. La escena de la terrible. Chris muerto, Catherine desangrando en la pierna, el asesino en el piso. La policía llegó rápidamente. Taparon el cuerpo de Chris. Le dijeron a Catherine que tenían que amputarle la pierna, y la llevaron al hospital más cercano. Le quitaron la máscara al asesino, y se sorprendieron al ver quién era:

Carlston Crew.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *