El problema de Nin

Seudónimo: Samy

El problema de Nin

Hola, te presento a Nin. Él no es una persona como nosotros es…¡¡un videojuego!! Es de colores negro, azul y naranja. A Nin le gusta jugar con Alex, su dueño de 9 años. Aunque Nin era feliz cuando Alex lo usaba, se dio cuenta de que primero empezó jugando media hora, pero poco a poco fue aumentando el tiempo de uso hasta que terminó jugando 9 horas. Nin vio cómo el hermano chiquito de Alex lo extrañaba. El niño se acercaba a pedirle que jugaran, pero Alex siempre le decía que no. Nin era amigo de la televisión, esta le platicó que existía una manera de que Alex ya no pudiera jugar tanto con él: dañarse la batería. Nin se sorprendió mucho de ese consejo, no porque tuviera miedo sino porque a él no se le hubiera ocurrido. La televisión le explicó que en el cuarto de Alex, justo debajo de una alfombra había una mini puertita que llevaba hasta un lugar llamado Recarga Landia, y que ahí se encontraba la Montaña recargable. En ese lugar los aparatos electrónicos: teléfonos, Ipads, laptops, podían ir a recargarse y durar más de lo normal, ¡pero había un peligro! Si se recargaban más de lo necesario sus baterías se dañarían para siempre. A Nin le dolió físicamente lastimar su batería, pero pensó en el bienestar de Alex y se aguantó. Casi arrastrándose regresó a la sala de la casa, cuando Alex llegó de la escuela y quiso jugar con él, la batería de Nin solo duró media hora. Alex quedó triste, no entendía qué pasó, pero su perro Carmelo se le subió a las piernas y comenzaron a jugar. Alex, invitó a su hermano menor a ir al parque a divertirse con su mascota. Nin sonrió al ver desde lejos cómo Alex salía de la casa, su sacrificio valió la pena porque Alex aprendió que la familia es mil veces más importante que la tecnología. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *