El robot y el científico loco.

Seudónimo: Cientirobo

Había unos científicos que querían crear un robot y como no podían, decidieron  contratar a un científico loco, éste tardó 2 años, pero lo logró. Comenzó a experimentar hasta que logró que el robot hablara y decidió vendérselo a un museo de robots por 25,000 dólares.

Pasado algún tiempo, un señor rico se lo compró al museo y lo utilizaba para hacer todos los trabajos de su casa. Después de 10 años se descompuso el robot y mandó a arreglarlo, estuvo esperando por 4 años a que se lo devolvieran y al encenderlo, se descompuso de nuevo. No sabía qué hacer, de pronto tuvo una idea, llamar al museo y preguntar quién hizo el robot para que el creador lo arregle. Marcó muchas veces sin obtener respuesta y después de varios intentos, los del museo le contestaron y le dijeron que cuando el científico loco escuchó que habían vendido el robot sin su autorización, se enojó bastante y los demandó, por lo que no sabían nada más del científico.

El señor rico se enojó mucho y se hizo malo, hizo una guarida, revivió al robot como pudo, se creó unos poderes para él mismo y le declaró una guerra a todo Estados Unidos y la mitad de México se unió a ella. El primo del señor rico lo quiso ayudar diciéndole que estaba mal lo que estaba haciendo, pero él no le hizo caso y siguió peleando; todos los que lo conocían le dijeron que parara la guerra, pero tampoco les hizo caso.

Un día sus poderes desaparecieron, no podía volar, tampoco podía sacar fuego, intentó varias veces y al fin de cuentas se rindió, él sabía que algo había pasado, y sí, había pasado algo, los de Estados Unidos habían contratado a un brujo para que le quitara los poderes y México contrató a un gigante para que lo destruyera.

Él empezó a pensar en todo lo que había hecho y se arrepintió. Entonces empezó a buscar a toda la gente a la que les hizo daño y como era muy difícil, se le ocurrió una idea; contrató a otro científico para que le hiciera otro robot para que hiciera el bien, este robot se encargó de ayudar a todos los países y así arregló todos los problemas que había ocasionado.

Todos los países estaban agradecidos con él porque a parte de arreglar los problemas que ocasionó, también logró hacer muchas cosas buenas, a él se le ocurrió con gran alegría hacer una fiesta e invitó a los presidentes de cada país que ayudó y dijo estas palabras --“Cuando una persona hace el bien, se siente muy bonito, pero cuando alguien hace daño, vive preocupado y sin poder dormir, entonces siempre tenemos que hacer cosas buenas”---.

Agradeció a todos los presidentes por ir y lo nombraron la persona que más ha ayudado al mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *