Inconsciente

Seudónimo: Colibrí

Thomas

Agarro mis llaves y salgo por mi ventana cuidadosamente, no quiero despertar a mis papás, es lo último que necesito ahorita.

Salgo por mi ventana, me fijo bien en que no la cierre para volver a entrar en una hora, prendo mi coche y manejo, no sé a dónde voy, solo manejo hasta que me detengo a una tienda a la mitad de la carretera por una cerveza, yo sé que tengo diecisiete años y no debería de estar ni manejando ni tomando pero es la única manera de soltarse.

Valerie

Estoy en la mitad de la carretera y lo único que veo es una tienda a 500 metros, manejo hacia allá, no tengo nada más que hacer ni nadie con quién contar.

Mi novio me acaba de cortar y pues agarré mi coche y manejé hacía aquí.

Entro a la tienda y está vacía. Solo hay un niño comprando alcohol. Hacemos contacto visual por un segundo hasta que volvemos y seguimos con nuestras vidas. 

Thomas

Hice contacto con ella, estoy seguro de que no tiene idea de quién soy, pero lo que no sabe es que yo sí sé quién es ella. Llevo obsesionado con ella mucho tiempo.

Se llama Valerie y vive a dos casas de la mía, siempre la veo por la ventana en su cuarto, pero nunca me he atrevido a hablar con ella. Aparte sé que tiene novio, entonces ni lo pienso.

Se ve muy cansada y se ve que ha estado llorando y yo tengo alcohol en la mano.  No lo pienso y le pregunto si se quiere venir a sentar conmigo a mi coche a tomar y platicar.

Valerie

Salgo de la tienda y me subo a mi coche, no me muevo, solo me quedo ahí sentada.

Pasan cuarenta minutos y veo la hora: 3:00 am. Tengo que ir a mi casa antes de que mis papás empiecen a preocuparse. Veo al niño platicar en su coche con alguien, aunque no sé con quién, ya que está solo…

Prendo el coche y me voy. Dos segundos después tengo al coche del niño encima del mío y después ya no siento nada.

Thomas

Me subo al coche con ella y platicamos por mucho tiempo, pero la verdad estoy muy mareado y no tengo todos mis sentidos, solo estamos yo y otro coche aquí y cuando veo el otro coche irse, me voy yo también… No quiero quedarme solo a la mitad de la nada. Empiezo a manejar, pero no veo bien. Necesitó llegar a mi casa, así es que sigo manejando.

Siento un dolor punzante en la cabeza. De pronto, abro mis ojos y ya no estoy en el coche con Valerie, estoy en una cama de hospital, con golpes en todos lados.

―¿Qué pasó?― Pregunté.

― Chocaste en la madrugada, estabas bajo la influencia del alcohol y…

― ¿Y qué? ¿Qué pasó? ¿Qué hice?

― Chocaste contra el coche de una niña… De hecho, nuestra vecina, Valerie, la que vive a dos casas de la nuestra, después del choque quedaste inconsciente y ella no pudo seguir, murió.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *