Medicamento de la nostalgia inexistente

Seudónimo: Amor

Fue aquella mañana del 12 de noviembre del 2045 en mi país Finlandia, cuando todo comenzaba a desmoronarse, el peor día de mi vida, apenas comenzaba y ahora yo, James, estoy en un hospital psiquiátrico del año 2055, me arrepiento de todo lo que hice, quisiera regresar hace diez años para corregir mi error…

En aquel año, los científicos ya llevaban un gran avance en nuestra tecnología, al grado que habían creado una nueva droga que se llamaba “Medicamento de la Nostalgia Inexistente (MNI)”, pero esta tenía consecuencias. Era la más anhelada por cada humano dentro de la Tierra, pero, ¿qué tenía de especial?, ésta hacía recordar “tu vida pasada”.

Muchos sabemos que son los déjà vu, pues hay creencias de que éstos son creados por recuerdos de lo que ya hemos vivido, algunos si los tenemos y a otros nunca les ha pasado y eso se debe a que no han tenido una vida pasada, pero los que sí tienen, han vivido una o más vidas anteriores.

Esta droga consistía en poder observar grandes escenas, como si estuviera reviviendo partes de vidas previas a la actual.  Al tomarla, se sentía una sensación placentera, pero el problema es que no duraba más que un par de minutos, así que tenía que volver para ver más.

A mí, James, de tan dependiente que me volví a esta “droga”, no pude parar, sentía la necesidad de saber cada vez más de todo y así fue como acabé aquí, y no dudo que a más personas les haya pasado lo mismo que a mí.

Además de la adicción, existía otra situación, no había suficiente conocimiento de sus efectos secundarios, que ésta también los tenía. Algunos de ellos eran alucinaciones, ronchas gigantes, osteoporosis, ataques de pánico, convulsiones, hemorragias externas, locura y otras tantas. A mí me dieron todos estos y por eso acabé aquí.

Regresando a mi historia, cometí un error y me arrepiento de ello, ¿qué fue lo que hice? Yo fui uno de esos científicos que la creó, pero ¿por qué la probé? y ¿cómo acabé aquí? Mis compañeros y yo habíamos llegado a un acuerdo de hacer la prueba de esta droga en nosotros mismos sin importar los efectos secundarios, pero el acuerdo también consistía en que al probarla, la dejaríamos de consumir. No ocurrió así.

Al principio sólo eran las ronchas, después prosiguieron los ataques de pánico y las alucinaciones, cuando vi que a mí me estaban afectando todos los efectos secundarios, me hice estudios y salí con osteoporosis, allí supe que todo iba a empeorar. Unos días después, empecé a toser con sangre, claro yo ya estaba internado en un hospital, pero de un momento a otro, me trasladaron a uno especial para personas como yo y ahora sigo aquí, en este hospital con tratado de medicinas especiales, aunque hay veces que me siguen dando alucinaciones extrañas y continúo tosiendo con sangre, pero lo positivo es que ya estoy en recuperación, mucho mejor que mis compañeros de hospital y pronto saldré de aquí.

PD: No se que pasa con mi enfermera de medicamentos, parece que se está rascando, a menos que ella…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *