Siguiendo nuestros sueños

Seudónimo: Gabriela

Todavía recuerdo ese día como si fuera ayer, 23 de septiembre del 2019, uno de los días más importantes de mi vida, el día que iba a definir mi vida completamente.

            Desde que yo era pequeña mi sueño siempre fue llegar a una competencia mundial de baile.

— Raquel, te tengo la mejor noticia del mundo— comentó mi maestra de bailes muy entusiasmada—, en 3 años habrá una competencia mundial en Japón y has sido clasificada.

            En ese momento me puse roja, sentía que no podía respirar, era lo que llevaba esperando toda mi vida.

            Pasaron 3 años de entrenamiento completo. Pero unas semanas antes de mi vuelo a Japón, estaba en el coche de camino a la escuela, mi mamá se distrajo, nos salimos del carril y alcancé a mirar un coche que venía directo hacia nosotras.

—¿Estás bien?— escucho una voz un poco lejana.

—Sigue muy mal, ¿qué hacemos si no despierta?

—¡Raquel! Por favor despierta—. Escucho la voz de mi mamá muy angustiada.

            Abro los ojos, no sé dónde estoy, me encuentro muy confundida, volteo a la derecha y veo a mis papás tirados en el piso llorando. Poco a poco voy recordando. Lo último que me acordaba era que un coche venía hacia nosotras.

—¡Despertaste!—. Grita mi papá con mucha alegría.

—Esto es un milagro—. Dice mi mamá entre lágrimas de alegría.

            Se acercan a abrazarme mis papás y me explican que aquel coche chocó contra nosotras y el nuestro se volteó completamente. Mi mamá logró salir rápidamente, yo quedé inconsciente y fui trasladada al hospital.

            Pregunto qué día es hoy y me entero de la fecha, 23 de septiembre del 2019, el día de la competencia, llevaba dos semanas inconsciente y me perdí el día más importante de mi vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *