Tomás contra sus calcetines

Seudónimo: Aleer 

Un día un niño que era muy amable pero  super distraído llamado Tomás, en una mañana de verano  se despierta muy alegre, se sienta en su sillón y se pone a jugar con sus videojuegos, a él le gustaba poner los pies por todos lados, en los cajones, en la puerta e ¡Incluso en su propio perro! ¿Lo pueden creer?.

Unos días después terminó el verano, y por fin se puso sus calcetines para ir a la escuela, pero cuando  regresaba dejaba sus calcetines por doquier, uno en el sillón, otro en el cuarto de su hermana, otro en la tele y rara vez en la alacena.

Bueno el punto es que un día cuando se le acabaron los calcetines su mamá se niega a comprarle otros, y dice su típica frase: “Si no aprendes de mamá la vida te enseña peor”,  sin más opción Tomás se fue sin calcetines a la escuela . 

Cuando Tomás llega a la escuela nadie se le quería acercar porque sus pies olían a rayos por no traer calcetines, hasta que llegó el día en que los calcetines se le presentaron furiosos a la clase,  la maestra desconcertada pregunta: ¿Qué es lo que está pasando?. 

Tomás con cara deprimida le explica -Maestra fue mi culpa olvide a los calcetines en todas partes,  pidió disculpas a todos a los calcetines- a estos la disculpa no les bastò quieren darle una lecciòn que olvidé jamás.

El lìder un calcetín, todo mugroso que dejó olvidado en el parque gritò ¡Al ataque! todos los calcetines olvidados y regados de Tomás, en pocos segundos derribaron a todos los niños del salón con su olor, el único restante es Tomás, los calcetines estaban a punto de atacar,  cuando reflexiono y dijo: -Fue mi equivocaciòn les prometo nunca olvidarlos de nuevo y darles un lavado con el mejor jabón que exista.

Los calcetines estaban felices por enseñarle una lección, que por suerte nunca olvidó, en  casa de Tomás los calcetines recibieron lo prometido y nunca los volvió a dejar en donde fuera, ni necesito nuevos calcetines por perderlos, solo cuando estos se jubilan.

Yo soy Samantha la hermana de Tomás y hasta hoy en día él nunca ha olvidado lo que pasó con los calcetines malolientes y extraviados,  ahora que tiene hijos le cuenta lo sucedido para que no se desvíen en el mismo camino.

Basado en hechos reales.  

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *