El Gritar del sollozo

Seudónimo: Atea

Veo que sollozas, veo que estás triste, veo que gritas.

Lo siento, no fui yo, fue él,

ese chico que solloza, sé que le duele.

Veo que ya no sientes, ni quieres sentir, eres de vidrio o de metal.

Veo que eres el esclavo, veo que eres el del escalón, eres el que vivió al sufrir.

Él fue el que gritó, ¿acaso fuiste tú la que grito?

Él o ellos dijeron la verdad.

De nuevo veo que sollozas, de nuevo veo que estás triste,

veo que gritas, esa es la verdad.

El reloj no avanza, sólo atrasa la hora del grito que nos marcó.

El marco de la pintura de ese lindo retrato hoy ya no está.

Veo que ya no sientes, ni quieres sentir, eres de vidrio o de metal.

Sí, lo sé, él es el grito de aquel que ya no ama más, él solo quiere gritar.

Grita, vamos, como si no sufrieras ya.

Ese amor no es de fiar, eso no es para confiar.

Veo que ya no sientes, ni quieres sentir, eres de vidrio o de metal.

Como una flecha, escucho tu sollozo, vamos ya, deja de gritar.

La flecha del sufrimiento es lo único que oigo ya.

Aquí solo se sufre y sin razón,

Vamos, regresa que no soy de vidrio o de metal.

Mi corazón está herido, ya no quiero gritar.

 Veo que sollozas, veo que estás triste, veo que gritas.

Ya no eres de vidrio o de metal…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *