Hoy aquí, mañana no sé  

Seudónimo: Blond

De repente todo oscureció, por un momento me sentí en paz, me encontraba en mi lugar favorito corriendo a toda velocidad sin importarme nada, la playa es el lugar que más me tranquiliza y en el que más segura me siento, estaba en un estado de tanta relajación y tanta ligereza que sentía que algo dentro de mi flotaba y comenzaba a sentirse libre e independiente, hasta que de repente vi todo negro y empecé a escuchar los llantos desgarradores de gente que alguna vez amé, sentía como mi cuerpo comenzaba a comprimirse, la temperatura de mi cuerpo estaba muy baja, sentía como poco a poco la oscuridad me llenaba y se escuchaban murmullos a lo lejos, ¿Qué estaba pasando? Intenté moverme pero mi cuerpo no respondía. Cuando por fin pude ver a mi alrededor vi un cuerpo acercarse hacia mí y una cara volteando a ver hacia abajo como si yo estuviera acostada en el piso, esa cara me resultaba familiar, no la podía identificar veía muy borroso y hasta que por fin pude abrir bien mis ojos me di cuenta que era mamá. Al verla me pregunté ¿Por qué esta tan pálida?, parece que no ha dormido en años, sus ojos están verdaderamente rojos e hinchados, aparte parece que no tiene maquillaje y es muy raro en mamá porque ella dice que siempre es muy importante estar bien arreglada en todas las ocasiones, seguro no le dio tiempo por ayudarle a mi hermano con su tarea, lo mismo le pasó la semana pasada.

Traté de hablarle y le dije: “Mamá, ayúdame a pararme”, parecía que no escuchaba así que intenté gritarle, ¡Mamá! ¡No siento mi cuerpo, ayúdame! Al ver que me estaba ignorando supuse que me estaba haciendo una broma, y como no me pareció nada simpática le grité, ¡MAMÁ, NO ERES GRACIOSA, AYÚDAME! Pero me di cuenta que realmente parecía que no estaba escuchando. De repente de un segundo a otro sentí como llovía sobre mi cara, toneladas de agua. ¿Agua de sus ojos?, espera, ¿está llorando?, miles de preguntas empezaron a atormentar mi mente. ¿Dónde estoy? ¿Qué está pasando? ¿Por qué nadie me escucha? ¿Por qué mamá llora? ¿Y por qué carajos mamá viste de negro? Aparte le he dicho mil veces que esos colores no van con el tono de su piel, a mamá le encantan los colores vivos, como el naranja, su favorito, entonces es bastante extraño que mamá use ese tipo de prendas, al menos que sea una ocasión diferente, ella se viste así. Como un funeral, por ejemplo…

Espera, por favor díganme que no es lo que estoy pensando, por favor díganme que estoy soñando. No siento mi cuerpo, nadie me escucha, me siento atrapada en la oscuridad, mamá se ve fatal en todos los sentidos de la palabra y aparte llora.

Estoy muerta.

¿Cómo paso esto? No logró entender nada, si estoy muerta no me pude despedir de nadie. Ni de mis papás ni de mis hermanos ni de mis amigos, vaya, ni de mi maldito perro.

En ese momento mi corazón se partió, ver a mi familia morir nunca fue un objetivo en mi vida, me encantaría pararme y gritar que paren de llorar por mí, que yo voy a estar bien. Yo no le temía a la muerte, pero jamás pensé que me iba a romper tanto el corazón ver a la gente llorar por mi ausencia, aunque siendo sinceros una pequeña parte dentro de mí sintió alivio al saber que alguien si me iba a extrañar, que a alguien si le iba a hacer falta en su vida, que a alguien si le llegué a importar. Ojalá me hubiese dado cuenta de eso cuando estaba en vida, sé que a veces es difícil mostrarle ese tipo de cosas a la gente que quieres, pero realmente no sabemos que diferencia podríamos provocar en una persona el decirle que le queremos y lo importante que es para nosotros, estoy segura que mínimo a mí me hubiera generado un cambio y hubiera marcado una gran diferencia en mi vida, pero en fin, igual ya estoy muerta, ¿no?

Estando en mi ataúd, sintiéndome tan apretada, vi que llegó Teresa acompañada de Maru y que le estaban dando el pésame a mi mamá, sé que no es el momento, pues es mi funeral, pero… me dio tanta risa darme cuenta como los mismos que me empujaron a las garras de la muerte, lloraban sobre el ataúd, donde reposaba mi cuerpo sin vida la cual siempre les importo un carajo y despreciaron tanto, hasta hoy.

Y digo empujar porque no creerán que esto lo provoque yo sola ¿o sí?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *