Los dulces mágicos de Alberto

Seudónimo: Abuelita de Alberto

Había una vez un niño llamado Alberto, el vivía con sus padres pero acostumbraba visitar a su abuela muy seguido, a él le encantaba jugar con un muñeco que decía los nombres de la parte del cuerpo que le apretabas.

Un día Alberto fue con su abuela y ella le dio una caja con unos caramelos brillantes como oro y pequeños como frijoles, su abuela le dijo que esos caramelos eran muy especiales ya que se los dio un vendedor cuando visitó Turquía.

Al día siguiente Alberto estaba jugando con su muñeco y recordó los dulces que le había dado su abuela, se comió uno y empezó a sentir cosquillas en el cuerpo, parpadeo unas veces para comprobar lo que estaba viendo, él no lo podía creer ¡Alberto se había encogido!

Su muñeco le empezó a decir que entrara a su cuerpo que le iba a enseñar algo impresionante. Alberto confió y cuando se dio cuenta ya estaba adentro de la boca de su muñeco, cuándo él entró recordó que en clase él había aprendido sobre cómo funciona el sistema digestivo.

Alberto empezó a recorrerlo por la boca, después al esófago, luego al estómago, ahí se encontró con los jugos gástricos pero él sabe que esos jugos gástricos son capaces de descomponer los alimentos y Alberto se sentía asustado, entonces tuvo que crear un bote con un pedazo de galleta que se comió el muñeco, lo armo y creó un remo para poder cruzarlo aunque fue un poco difícil ya que la galleta se hacía cada vez más pequeña. Al final lo logró y siguió su camino pasando por el intestino grueso y delgado para finalmente ser expulsado.

Cuando Alberto salió del cuerpo del muñeco y volvió a su forma original le contó a su abuelita su experiencia, pero su abuelita ya sabía lo que podían ocasionar esos dulces. Alberto creció y cuando tenía que elegir que estudiar, decidió ser doctor para ayudar a todas las personas con problemas estomacales, porque él sabía cómo funcionaba perfectamente el sistema digestivo.

Fin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *