Los miedos de Ariela

Seudónimo: Lola

Había una vez, hace mucho mucho tiempo, nació una niña que se llamaba Ariela. Ariela creció y creció hasta que tenía 5 años.

Ariela siempre se imaginaba muchas cosas, ella era una imaginadora. Pero un día Ariela estaba en su cuarto con las luces apagadas porque ya era hora de dormirse y se imagina una cosa horripilante, se imagino una bruja volando en su escoba. Se asusto tanto pero tanto pero tanto, que grito: ¡papá, mamá!, sus papas llegaro corriendo a su cuarto y su papa le pregunto: ¿que paso Ariela? Y Ariela contesto ¡la bruja!, su mamá le dijo: aquí no hay nada Ariela, es solamente tu imaginación, ya no tengas miedo, contesto el papá. Ariela ya no tuvo más miedo ese día.

La noche siguiente Ariela se imagino un terrible fantasma que tenia lentes y audífonos. Se asusto tanto pero tanto pero tanto, que grito: ¡papá, mamá!, sus papas llegaro corriendo a su cuarto y su papa le pregunto: ¿que paso Ariela? Y Ariela contesto ¡el fantasma!, su mamá le dijo: aquí no hay nada Ariela, es solamente tu imaginación, ya no tengas miedo, contesto el papá. ya no tuvo más miedo ese día.

Al otro día, Ariela ¡ya no podía dormir! Porque estaba en su cama con las luces apagadas y se imaginó algo muy muy horrible, se imagino se imagino una bruja volando en su escoba con un fantasma que tenia lentes y audífonos. Se asusto tanto pero tanto pero tanto, que grito: ¡papá, mamá!, sus papas llegaron corriendo a su cuarto y su papa le pregunto: ¿que paso Ariela? Y Ariela contesto ¡la bruja y el fantasma!, su mamá le dijo: aquí no hay nada Ariela, es solamente tu imaginación, ya no tengas miedo, contesto el papá, y Ariela pregunto: ¿Cómo le hago  para ya no tener miedo? Y su papá le contesto: concéntrate, cierra tus ojos e imagina algo bonito, algo que te guste mucho como una flor o una princesa o un vestido muy bonito. Ariela se concentro, cerro sus ojos y empezó a imaginar cosas bonitas que ella le gustaban, porque Ariela era una imaginadora  y dijo: aaa eso es lo que se tiene que hacer.

Esa noche Ariela aprendió que ella podía controlar su imaginación y Ariela ya nunca más tuvo miedo.

Fin.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *