No te rindas

Seudónimo: Ariel

Había una vez una niña llamada Paola Maldini, a ella le encantaba jugar fútbol, ella era  humilde y buena persona, no tenía tantos amigos, era alta con pelo castaño su pelo era muy  largo y bonito, tenía ojos azules y una cara hermosa.

Ella quería jugar fútbol en la escuela durante el recreo pero los niños de su generación la empujaban, no la dejaban jugar y se burlaban de ella. Le decían que jugar fútbol era algo de niños. Paola se sentía muy triste porque no la dejaban jugar y era algo que ella deseaba hacer.

Paola en su tiempo libre siempre estaba jugando fútbol y entrenando después de la escuela. Cuando la dejaban jugar ella era la mejor jugadora del equipo.  Al cumplir dieciocho años Paola buscó la manera de entrar a las fuerzas básicas de su equipo favorito. Entró por tres razones, la primera es que a eso se quería dedicar el resto de su vida, la segunda porque en el fútbol haces ejercicio y se podía mantener saludable y la tercera quería que cuando fuera famosa los niños que la molestaban se avergonzaran de haberla molestado.

Tiempo después se volvió famosa y los niños que la molestaban la buscaron y le pidieron disculpas, Paola aceptó las disculpas pero les dijo a aquellos que la habían molestado que antes de burlarse de los demás piensen antes de actuar para ser empáticos y apoyarse entre todos.

El equipo del Real Madrid, era uno  de los equipos de fútbol más importantes y famosos del mundo se enteró que había una gran jugadora de fútbol llamada Paola, la llamaron y le ofrecieron un contrato de por vida. Ella aceptó y se convirtió en una de las más grandes jugadoras del mundo. Paola siempre buscó apoyar a las niñas que les gustaba el fútbol para que no vivieran lo que le pasó a ella, pues Paola siempre pensó en los demás antes que en ella.

FIN

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *