Vivir… sin vida

Seudónimo: Chayotito

Era el 7 de Julio del 2011, cuando primero vi la vida, la luz, el inicio y objetivo de cualquier ser vivo en la tierra: nacer, crecer, reproducir y morir, el ciclo de la vida. ¿Porque? ¿Cual es el motivo por una parte el instinto y por otra, el tratar de darle significado y motivo a la vida. El día que nací, pude encontrar a mis 9 hermanos y mi madre, una hermosa Goldendoodle. El perro más decente que he tenido el honor de conocer. Los primeros meses de mi vida fueron bastante increíbles. Visitar el bosque, jugar con mis hermanos, comer cosas que encontraba en la calle y otras experiencias. Yo siempre he sido un perro bastante curioso y fui un cachorro bastante travieso. En las noches me escapaba con mi hermana Daniela al lago y nos quedamos horas jugando. Claro, luego mi madre nos regañaba y castigaba, pero son momentos que nunca olvidaré.

Después de 3 meses de experiencias inolvidables, y momentos increíbles con mis hermanos y hermanas, pasó algo horrible. Nosotros vivíamos en el bosque, era lo único que conocíamos. Nuestra madre siempre nos decía que nunca cruzaremos la “carretera”. Nosotros no sabíamos que era esta tal “carretera”, pero sabíamos que era el borde de donde deberíamos estar. Muchas veces, Daniela y yo íbamos al borde de la carretera para poder admirar las cajas voladoras. Eran estas estructuras de colores que, de manera mágica avanzaban. Mucho después, me enteré que estas cosas son llamadas coches y pasaban a una velocidad excepcionalmente rápida; tan rápidamente, que probablemente, podrían lastimarte gravemente, o hasta matarte. Un día, pasó un coche muy cerca de mi hermana y de mí. Casualmente, mi madre estaba justo buscándonos para cenar. Al pasar tan rápido, el impulso y la corriente del coche jalo a mi hermana, dejando a mi hermana en la carretera, indefensa, con cualquier posibilidad de que un coche la atropelle. Mi madre al verla, salió corriendo y en ese instánte, un camión estaba pasando por de lado de mi hermana, por lo cual mi madre empujó a mi hermana, salvándola. Vio cómo su vida, su propósito, su luz, se apagó, al frente de sus ojos, como una vela de cumpleaños. Es verdad, lo fácil que tu vida puede terminar, en un abrir y cerrar de ojos. Mejor dicho… solamente con un cerrar de ojos. Urgidos se bajaron del coche dos humanos, una hembra, y un macho, para checar a mi madre. Mid hermanos se reunieron alrededor y ahí fue donde toda mi realidad y mi vida había cambiado. Ya no existía la persona más importante de mi vida. Mi madre, mi creadora, mi fe, mi amor, mi razón por vivir. Este fue el momento en el que vi la cara aterrorizada de mis hermanos. El cadáver de mi madre, en medio de la carretera…donde mi corazón se quedó. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *