Desespero

Seudónimo: Ende

Yo soy la víctima de su calamidad,
el objeto de su infortunio.
Él forzó mi cuerpo,
quebró mis huesos.
Él me ató con cadenas,
me encerró en su angustia.
Me persiguió en agonía,
me sepultó en mis pesares.
Robó mi esencia,
Los remanentes de mi alma.

Aún cuando lamento y le ruego,
su congoja se rehúsa.
Cubrió mis caminos con las espinas de su miseria,
mis senderos con las llamas que arden como la tristeza.
Me llenó de melancolía,
me colmó de pesadillas.
Me encerró en lugares donde merodeaba la zozobra,
donde la muerte asfixiaba.
Robó mi esencia,
Los remanentes de mi alma.

Afiló su cuchillo,
lo pasó por mi nuca.
Él es para mí como un lobo al acecho,
un monstruo escondido en las tinieblas.
Me atrapó en un agujero,
me dejó sin salida.
Él ha causado que sus clamores
penetren en mis riñones.
Ha sofocado mis gritos,
ha humillado mi alma.
Mas la esperanza no merma; aún no me ha quitado mi vida.