La voz

Seudónimo: Umbhali

Un sonido, que viaja por la atmósfera
Intentando encontrar su lugar,
Deslizándose entre las ideologías personales y las luchas sociales,
Recorriendo el terreno de las expectativas familiares, rozando la búsqueda de la
aprobación externa.
Es un sonido que se asoma en las conversaciones importantes, en donde hablamos para
entender nuestro pensamiento, para reafirmar nuestra personalidad.
Es un sonido que canta a todo pulmón lo que sus miedos le impiden decir.
Que susurra las angustias al horizonte y acaricia los sentimientos de personas
significativas.
Que algunas veces sale con mucha fuerza por la necesidad de ser escuchada y otras se
esconde por la vergüenza de ser vista.
Que emprende un viaje desde lo más profundo del ser, hasta la superficie, pero a veces no
sale, se queda paralizada en los rincones de la mente, ensayando diferentes escenarios en
los que se puede presentar.
Tiene dos caras: la externa que interactúa en el mundo social y la interna que danza en el
universo de lo invisible, solo puede ser escuchada en el silencio.
Un silencio que permite entender, decodificar sensaciones y volverlas pensamientos.
Pensamientos que se escuchan a través de ese sonido, que habla y calla, que grita y canta,
que existe aunque no se vea, que recorre el cuerpo y viaja hacia la atmósfera,
encontrando su lugar.
Un lugar silencioso en el que se pueda escuchar el sonido de esa voz.
La voz, que es tan propia que nos define. A veces no la escuchamos, no la entendemos, la
cambiamos. Y a veces ella nos cambia a nosotros.