Quejas nada más

Seudónimo: La pequéñale

Voces incesantes internas
Encarcelan de manera perpetua
Ni con múltiples bienes se contentan.

Gratitud enfrascada
Cual niebla ciega la mirada.

Fuego que vigorosamente la vela consume
Reduciendo la luz de quien bajo su sombra sucumbe.

Voz interruptora del silencio
Máscara de victimismo,
Máscara de manipulación,
Máscara de control,
Cesa tu balbuceo, escucha:
Eleva tu flama para hallar iluminación
Devolviendo a tu semejante aire puro
Que no contamine su atmósfera con tu  combustión.

La confección del calzado de tu bota
No ha de pisotear la vereda
Cálzala para recorrer tu propia senda.
Por más intentos de detener la rueda
Su ciclo continúa girando;
Tratar de evitarlo, propensa el riesgo de quedar atropellado.

Iza la blanca bandera
De rendición,
De aceptación,
De realidad
Y verás que a la libertad solo se accede al soltar.