Abejas vs osos

Seudónimo: Gabriel Martínez III

En el reino de las abejas todo era calmado como si fuera perfecto, no parecía que

haber cosas fuera de lugar. Todas las abejas tenían sus horarios los cuales se bebían

cumplir. Despertarse a las 6 am, trabajar de 6 a 17 horas luego regresar a la casa para

comer y hacerle un tributo a la Abeja Reina.

Pero no todas las abejas tenían el mismo trabajo sino que había algunas abejas

que no salían de la colmena para trabajar sino que ellas se quedaban con la Abeja

Reina para apoyarla, como si fueran sus mayordomos.

Eran todos felices hasta que llegaron los osos y las abejas pensaban que las

iban a atacar. No podían dormir del miedo pero siempre la Abeja Reina estaba para

calmarlos. “Calmados, calmados, todo está bajo control mandaré a algunas abejas a

preguntarles a los osos si por favor podrían irse a cualquier otro lugar”. Entonces la

Abeja Reyna mandó a un grupo de 10 abejas para hablar con lo osos.

—Hola osos— dijeron las abejas. —¿Les molestaría moverse a otro lado?

—No, nosotros encontramos esta tierra para quedarnos y si tienen algún problema, se

pueden mover ustedes.

Después de este incidente, las abejas regresaron a la colmena a contarle a la

Abeja Reina que los osos no se moverían lo cual hizo enfurecer mucho a la Su

Majestad. Pero la población abeja no sólo estaba furiosa, estaba nerviosa por lo que,

que podrían hacer los osos en contra de ellas.

Los osos por otra parte estaban calmados como si nada les pudiera pasar,

porque, qué es lo que unas abejas podrían hacer en contra de ellos, son mucho más

grandes y lo único que pueden hacer las abejas es picar aunque la piel gruesa de los

osos los protegería.

Lo que los osos no sabían, era que las abejas en realidad estaban planeando un

ataque pero que no involucraría picar a los osos, sino que sólo volarían cerca de ellos

haciendo cosas molestas como pararse en sus caras y hacer que ellos mismos se

pegaran o ponerse en sus orejas y hacer un sonido molesto. Entonces pusieron este

plan en acción y estas cosas molestas que hacían las abejas duraron días y días hasta

que los osos se hartaron y se fueron aunque prometieron regresar.

Cuando las noticias llegaron hacía la Abeja Reina, todo era una fiesta,

consiguieron que los osos se retiraran de donde las abejas vivían. La vida en la

colmena había regresado a ser la misma de antes, las abejas trabajaban con más

calma y todo corría bien y como debía.

Pasó un tiempo y ningún oso había regresado. Las abejas comenzaron a

burlarse “La la la, ¿no que los osos iban a regresar? La la la la”. Pero esta burla se

convirtió en realidad, poco tiempo después, los osos cumplieron su promesa y

regresaron en mayor cantidad y más enojados.

Las abejas pensaron que si hacían el mismo plan de volar sobre los osos y

molestarlos, haría que los osos se volvieran a ir. Lo intentaron mucho tiempo pero este

plan de volar sobre ellos ya no servía, parecía que los osos se enfurecían más y más

hasta que un día las cosas salieron mal. El grupo número 15 fue capturado por los

osos. Cuando las noticias llegaron a la Abeja Reina, ella se enfureció.

Entonces trató de crear un plan para que el equipo número 15 regresara a la

colmena sana y segura así que creó el plan de darle la miel de abeja a los osos.

Cuando el plan fue presentado a sus ayudantes, todos quedaron impresionados y

medio enojados. Ya que las abejas decían que sólo ellas podían tener la miel y no se

debería de repartir con nadie más, pero la Abeja Reyna les dijo:

—¿Tienen algún otro plan?

Las abejas se quedaron calladas hasta que una decidió hablar.

—No podríamos tal vez ¿hablar con calma? Así entenderemos el punto de vista de los

oso.

La sala entera guardó silencio y la reina pensó y dijo:

—No es una mala idea, pero ¿qué tal si nos atacan más? Sin embargo —pensó Su

Majestad—, creo que debemos arriesgarnos y llevar el plan a cabo.

La Abeja Reyna salió con cuatro guardias para hablar con los osos, pero esto no

resultó, los osos aprovecharon la oportunidad y también secuestraron a la Abeja Reina

y sus guardias. Las abejas de la colmena se quedaron espantadas porque, qué tal si

les pasaba lo mismo a ellas. Así que mejor usaron el plan de la reina. Las abejas les

propusieron a los osos que les darían miel sin ningún esfuerzo de su parte. Los osos

aceptaron el trato y devolvieron a las abejas secuestradas, incluida la reina.