Asesinato a habitación cerrada

Seudónimo: Yuno

Mi nombre es Nils Damian, llevo 7 años siendo detective. Me retiré de la agencia policiaca y me convertí en un detective privado y este es el caso que más recuerdo desde que me convertí en un detective.  Unos cuantos meses después de que dejé la agencia policiaca de Londres,  en el año 1931, era una noche bastante oscura y lluviosa, cuando a mi agencia privada llegó una señora de unos 31 años en un coche pequeño de color negro. Buenos días señor Nils, escuché que usted es un detective renombrado entre la agencia. Vine con usted por un caso privado que quiero que investigue. Buenos días señorita ¿Rose?, solamente tomo casos por una buena suma de dinero, así que, ¿cuál es su oferta? Mi oferta es de 1,200 libras esterlinas en efectivo. El caso es sobre una amenaza de muerte a mi esposo que es político, ¿acepta el caso o tendré que ir con otro detective? El gran detective se quedó contemplando la gran suma de dinero por unos cuantos segundos hasta que dio su respuesta. Acepto el caso. Bueno, señor detective, llámame Nils, la interrumpe él detective, no hay necesidad de las formalidades, Rose. Comprendo, Nils. Sígame a mi hogar, le presentaré a mi esposo. Es una persona muy agradable por lo cual no entiendo porque alguien le mandaría una amenaza. Por cierto Rose, ¿qué edad tiene tu esposo? Tiene 50 años de edad. ¿No es un poco viejo para usted? Lo es, pero verdaderamente estamos enamorados. Recuerdo muy bien la cara pálida y adolorida de Rose. Me di cuenta que a ella no le gustaba la idea de estar casada con ese hombre, pero en poco tiempo me daría cuenta de que se liberaría de esa maldición. Bueno, es aquí, Nils. Bienvenido a mi hogar. ¡Wow! Se nota que tu esposo gana mucho dinero por ser político, ¿no es así? Sí, gana más o menos un millón de libras esterlinas al año. Se nota con esta mansión en la que viven. Entramos y subimos dos pisos por las escaleras hasta llegar a la habitación de su esposo, donde la gran tragedia ocurrió. Llegamos, señor Nils. Esta es la oficina de mi esposo, solamente déjeme abrir la puerta ya que siempre la cierra con seguro para que nadie lo moleste. Qué bello llavero tiene. ¿Tiene una foto dentro, cierto? Sí, solamente que se arruinó hace unos cuantos meses y no he sido capaz de abrirlo. Debería llevarlo con alguien para que lo arregle. Supongo que sí, bueno, pase, señor Nils, sin temor, mi casa es su casa. En ese momento Rose abrió la puerta y los dos entramos de una manera sigilosa para no llegar a despertar a su marido. Lo lamento mucho, parece ser que mi marido se quedó dormido mientras trabajaba. Deme un segundo para ir a despertarlo, mientras puede revisar todo lo que quiera mientras lo despierto. Si no le molesta, checaré su gran estantería de libros mientras usted lo despierta. Lo que yo no comprendía era que el marido de Rose no iba a volver a abrir ya los ojos: en el momento que lo encontramos supuestamente dormido, fue el mismo momento de su absoluta perdición. El señor Leonardo Byrné ya estaba muerto.  Querido,es hora de despertar¿Querido? Leonardo no está respirando ¿Qué dijo? Es verdad, ya no tiene pulso. Rose llame a la policía, nos encontramos con un caso imposible: un asesinato a habitación cerrada. En ese mismo momento, la puerta de la habitación fue azotada y entró Argider Byrné, el hijo de Leonardo. Después de explicarle la situación presencié cómo los dos colapsaron en el suelo abrazados y se pusieron a llorar. Es uno de los pocos asesinatos en el que verdaderamente sentí una gran lastima por la pérdida de la familia. Inspector Quillian,  sea usted bienvenido. Oh, Nils ¡cuánto tiempo! El último caso en el que trabajamos juntos fue hace unos ocho meses, ¿no es así? Vaya, vaya, su memoria me sigue impresionando, Inspector. Pero ese no debería ser el tema de conversacion en estos momentos, como puede ver nos encontramos con un caso imposible: un asesinato a habitación cerrada. Este no es un caso sencillo, así que recomiendo que distribuya a sus policías por la zona para buscar a toda la gente que trabaja en esta mansión y así empezar a recolectar pruebas. Ya los escucharon muchachos, ¡dispérsense! Los policías reunieron a todos los sirvientes que estaban en la mansión. Verificaron que ninguna persona haya sido capaz de salir de la habitación en ese momento. Rose, no se preocupe, encontraremos al asesino de su marido. Es cuestión de horas con nuestro trabajo. Le aseguro que podrá ver al asesino de su esposo pudrirse detrás de las rejas en poco tiempo, así que seque sus lágrimas. Nils, eres una persona de buen corazón. Al parecer los rumores de que eres un grandioso detective no eran mentiras, pero parece que el rumor de que usted es un detective desalmado que no es afectado por los casos sí es una mentira. No lo es Rose, pero me recuerda a un ser amado que falleció hace mucho tiempo, por eso me duele tanto verte en este estado. Oh, ya veo. Prometo que seré valiente por ti, por Argider, por mi marido fallecido y por mí misma.  Por la temperatura del cadáver puedo deducir que murió hace una hora u hora y media. Un poco antes de que Rose y yo llegáramos a la habitación. ¿Eh?, ¿qué es esto? Tiene los labios morados… ¡Inspector Quillian, el señor Leonardo Byrné murió por asfixia! Pero como no hay marcas de que lo hayan ahorcado hasta su muerte o de que hayan utilizado un objeto para asfixiarlo, lo más probable es que haya sido muerte de asfixia por algún tipo de veneno. Pero no es monóxido de carbono ya que tarda en hacer efecto y empiezas a sufrir después de unas cuantas horas. Además, la posición en la que lo encontramos era de alguien dormido pacíficamente. Si hubiera tenido algún tipo de malestar por el veneno no habría podido acomodarse de tal manera. De tal forma lo más probable es que haya sido un veneno de reacción instantánea: ¡alguien verdaderamente lo asesinó dentro de la habitación! Es una increible deduccion señor Nils, pero lo único que falla en su lógica es que este es un asesinato imposible, la puerta estuvo cerrada en todo momento y el cadáver tenía la llave de la habitación dentro de su bolsillo. Después de escuchar las coartadas de todos los sirvientes y de Argider, el detective concluyó que no había ningún tipo de conexión con la hora de muerte… ¡Inspector Quillian! Encontramos hilo de pescar en el bote de basura de la habitación del hijo, puede que sea una pista ¿Qué? Yo no he pescado desde que tengo 11 años de edad. El inspector en ese momento se quedó con cara de total sorpresa. ¡Lo descifré! ¿En serio, inspector Quillian? Por supuesto. Lo único que se necesita es la llave, el hilo para pescar y un alfiler. Les haré la demostración, algún policía siéntese justo como se encontraba el cadáver. Quillian empezó a explicar. Después de haberlo asesinado, ataron el hilo de pesca al alfiler y a las llaves, uno en cada extremo. Pasaron el alfiler por el pantalón del señor Leonardo, agarraron los dos extremos, salieron de la habitación con la llave y el hilo conectado al pantalón para poder cerrar la puerta con llave de esa manera jalando el hilo por el hueco de debajo de la puerta hasta que lleguen las llaves al bolsillo. Después de que entraron, solamente tuvieron que jalar el hilo para deshacerse de todas las pruebas. Bueno señor Argider, por favor acompáñenos a la comisaría para hacer su declaración. Nills se paró en secó. Está mal su deducción, Inspector Quillian. ¿Qué qué? Sí, ya que nosotros no encontramos la llave dentro de su bolsillo, pero sí dentro del bolsillo más pequeño, en el que sirve para guardar los relojes de mano.  Tuvo una buena deducción, pero no fue el señor Argider, ya que en todos los botes de basura de la mansión hay un hilo de pesca. Cuando entré a la habitación con Rose, el señor Leonardo Byrné seguía con vida. Solamente estaba dormido, pero cuando me descuidé y me puse a ver la biblioteca del señor Leonardo fue cuando el asesinato ocurrió. Verdaderamente murió de asfixia. Fue un veneno de acción inmediata. Si se le inyecta un veneno a alguien en la yugular, actuará con reacción instantánea. Mueres en cuestión de segundos. Y como pueden ver en el cadáver, el señor Leonardo tiene un punto rojo justo en el cuello, justo en la yugular.  Ese es el punto en donde le inyectaron el veneno para matarlo. Y el único veneno que tiene esa reacción instantánea es la tetrodotoxina, que se extrae del pez globo y te asfixia en cuestión de segundos; no es tan dificil de conseguir en el mercado negro. El verdadero asesino del señor Leonardo Byrne es, ni más ni menos que su mismísima esposa, la señora Rose. Las pruebas que necesito están justo en su copia de la llave de la habitación, en el llavero que se abre. Allí contiene una foto de su esposo y ahí mismo tiene la aguja con la que le usó la tetrodotoxina. El momento en el que usted fue a despertarlo, usted lo asesinó inyectando la tetrodotoxina por la yugular. Por eso me llevó a mí el caso, para poder tener una coartada perfecta. Pero la verdadera pregunta es: ¿por qué lo hizo, Rose? Lo lograste, gran detective. Resolviste el caso. ¡Lo asesiné porque mató a mi ex-marido hace cuatro años! Él también era un político con fama y por eso le mandó a sus matones. Todo para poder ganar el poder político del fallecido Ronan Morton, así que después de su muerte decidíi asesinarlo yo misma, quería vengar a mi esposo fallecido. Todo fue parte del plan: logré acercarme a él y logré que se casara conmigo. A usted, detective, solo lo utilicé de testigo para que no me pudieran acusar a mí, pero fui muy ambiciosa. Bien jugado, Nils Damian. Mientras veía cómo los policías la llevaban a la comisaría vi también cómo caía la foto que estaba dentro de su llavero y entonces me di cuenta de que la gente buena termina con el peor final, pero la gente malvada no se queda atrás. Vivimos en un mundo cruel, uno irreparable.