El Mundo en reversa

Seudónimo: El contador

Había una vez un niño llamado Gabriel, Gabriel y su familia llevaban 12 años viviendo en Denver y todo estaba normal hasta una noche. Gabriel cuando dormía escuchó un ruido extraño pero lo ignoró y se fue a dormir, después de un rato de volverlo a escuchar decidió bajar a la cocina por algo de comer ya que pensaba que era el hambre lo que lo estaba afectando. Después de comerse un cereal subir a su cuarto y se metió a la cama pero al momento de subirse a la cama volvió a escuchar el ruido y a la hora de abrir la puerta vio una sombra con luz que le decía cosas susurrando pero Gabriel no lo podía entender, Gabriel tras de meterle un golpe ya que estaba muy asustado y a la hora de agacharse a recoger la pala para pegarle a la sombra se desmayó, al día siguiente toda la familia de Gabriel estaba desayunando pero notaron que Gabriel no estaba en la mesa y pensaron que seguía dormido ya que se durmió tarde así que no le dieron importancia. Después de un tiempo Gabriel despertó pero algo estaba raro ya que su casa se veía vieja y sucia y él no recordaba verla así, Gabriel decidió bajar a desayunar pero notó que su familia tenía algo raro. Al verle la cara a su mamá notó que no tenía ojos y su pelo eran cuerdas. Gabriel se asustó bastante y trató de huir pero todas las salidas estaban cerradas y empezó a llorar. Por otro lado la familia de Gabriel decidió subir a ver qué estaba pasando con él porque no había bajado a desayunar así que subieron a su cuarto y lo vieron elevado en el techo sin ojos, la familia de Gabriel llamó a la policía. Gabriel por otro lado trató de matar a toda su familia falsa pero llegó la sombra que había visto, la sombra le puso la mano en la cara y todo su cuerpo se empezó a torcer. Gabriel se murió y la sombra llevó su alma a un cuarto y se dio cuenta que su familia falsa eran personas que estaban encerradas igual que él. En el mundo real la familia de Gabriel tuvo que aceptar que Gabriel había muerto y después de unos años el cuerpo de Gabriel revivió, y significa que Gabriel se está haciendo la nueva sombra y va por la siguiente víctima.
FIN