La aventura de mis sueños

Seudónimo: Aventurera del mundo

Había una vez una niña llamada Aline, tenía 17 años y tuvo una aventura increíble…¡COMENCÉMOS!

Su adorada abuela Margaret, en su cumpleaños número 17 le dejó una cajita muy especial, con unos regalos que parecían normales, pero Aline no se imaginaba lo que su abuela trataba de enseñarle en realidad.

El primer regalo, era una bolita de nieve, con la torre Eiffel adentro, la caja tenía mucho papel y hasta abajo una pequeña notita que decía: “primero agítala y luego rómpela” Aline estaba muy extrañada y no sabía lo que sucedía, pero aún así decidió seguir las instrucciones de su abuela. Al momento de agitarla, vio que tenía otra nota y así sin más entendió cuál era la razón de romperla.

En la nota, su abuela explicaba que debía llegar a París, pero Aline tenía un pequeño problema, no tenía dinero para viajar, pero lo que sí tenía era la mejor imaginación del mundo así que, de pronto: tuvo una idea…. viajar  con lo que tenía en su casa. Con una mesa, sillas y tazas de té hizo un cafecito, con cojines la torre Eiffel y con legos de su hermanito Daniel hizo el museo de Louvre y de la nada ¡pum! Apareció en París.

A Aline se le vinieron muchos recuerdos a la cabeza, de todas las fantásticas historias que su abuela le contaba cuando viajaba por el mundo. Recordó que cuando ella visitó París hizo una gran amiga, así que decidió buscarla justo en el lugar más significativo de París: en la torre Eiffel. Al llegar ahí, la encontró y Marinette se alegró muchísimo de verla, Aline tenía un gran parecido a su abuela, por lo que la reconoció enseguida, pasaron horas y horas platicando de hermosos recuerdos que tenían sobre ella. Antes de irse, Marinette recordó que tenía un regalo muy especial que le dejó su abuela, era nuevamente una pequeña cajita roja.

Aline se emocionó muchísimo e inmediatamente abrió su regalo, era una bolita de nieve, pero esta vez con la puerta del sol. Aline comenzó a pensar en todo lo que algún día su abuela le había contado sobre Madrid, la puerta de Alcalá, el parque del retiro, el museo del prado y varias cosas más, así que juntando todas esas memorias, apareció en Madrid, pero ya no estaba tan sorprendida de que se podía teletransportar, tenía ya mucha curiosidad por descubrir cuál era el motivo de que su abuela la mandara a tantos lugares del mundo.

De pronto, le comenzó a dar muchísima hambre y obviamente recordó las historias de su abuela, se dirigió directamente a la Puerta del Sol en busca de un buen restaurante, caminó y caminó entre toda la gente, hasta llegar a un lugar en el que había foodtrucks, lo único que había para comer eran tapas de jamón serrano, comió una y le pareció la cosa más deliciosa que había probado en toda su vida. Al pagar, el vendedor se sorprendió muchísimo y le preguntó ¿Eres familiar de Margaret? ¡Te había estado esperando durante mucho tiempo! Aline se quedó sorprendida y le dijo ¿Cómo lo sabes? entonces el vendedor le contó la historia de que él era el mejor amigo de su abuela. Platicaron durante un tiempo y el vendedor le dijo que su abuela le había dejado una cajita de color verde. Aline ya sabía de lo que se trataba y al abrir el regalo se encontró con una bolita de nieve, que tenía un mini elefante dentro.

De pronto, apareció en la sabana, aterrizó justo encima de un elefante y sabía que la pista estaba en una Acacia Tortilis. ese árbol increíble que sale en todas las películas, pero que está protegido por 5 leones.

-¿Cómo le voy a hacer?- se  preguntó Aline. ¡-Esta imposible,! yo no hablo leoniano- se contestó en fuerte. -Pero por suerte si hablo elefantiano,  le voy a pedir a Dumbo que me ayude,  es mi mejor amigo elefante, bueno lo conocí ayer, pero es el único animal que me ayudó y no me quiso comer.

Al abuelo de Aline le encanta viajar y hablar con animales, así que le enseñó  muchos idiomas como… elefantiano, tortugues, changues, cocodriles, cebres, lobes, etc. Y cuando le gritó a Dumbo, el simpático elefante llegó volando y le mostró su amistad a Aline con un trompazo, eso fue increíble, así que Aline se subió en él y juntos lograron  pasar sobre los leones. Les tomó mucho tiempo, como unas 4 horas y media, pero por fin lo lograron y  en ese momento sintió muchas emociones: felicidad, miedo y orgullo al haberlo logrado.

De todos los lugares que había visitado, para Aline África, fue su favorito, así que se quedó 1 mes entero, pues se encariñó con muchos animales y el 25 de enero, día de su cumpleaños 18, Aline recibió el mejor regalo que le habían dado y que le pudieran dar. Todos los animales de la Sabana le regalaron un Anicur… Es un collar que se puede transformar en el animal que quiera para proteger la sabana o cualquier lugar del mundo.

Aline les dijo que cuando se fuera los iba a extrañar muchísimo, pero ya tenía 18 años y debía volver, no se fue sin prometerles que algún día regresaría y que jamás se olvidaría de ellos. Aline se convirtió en un águila y se fue volando de África hasta Hawai, porque presintió el lugar donde estaba su siguiente y última sorpresa. La pista estaba en la isla Kailua que tiene un volcán increíble que estaba dormido e inactivo, sin embargo, Aline no pensaba ni imaginaba lo que le iba a pasar.

Cuando llegó y vio el volcán, justo estaba a punto de explotar, no entendía cómo, pero era verdad, el volcán estaba a punto de hacer erupción por culpa de las personas que viven ahí, Aline estaba recargada en una rama y cuando estaba a punto de romperse la rama, Aline se convirtió en un pajarito chiquito y bonito, así que volando podía ir por la última pista. El fuego cada vez crecía más y más, la lava era cada vez más fuerte e intensa, pero volando y escabulléndose por donde podía finalmente logró salir sana y salva.

Cerca, había un pequeño pueblo que estaba siendo invadido por la lava, así que Aline decidió ayudar a toda la gente que estaba ahí y se convirtió en una ballena para agarrar agua y echarla a la lava para que se secara, lo logró y ya que había salvado, decidió abrir la última caja, se encontró con una carta que le había dejado su abuela que decía:

LOGRASTE TODO MI AMOR, TU GRAN PREMIO ES LO QUE VIVISTE, LO QUE SENTISTE Y CÓMO LO CREASTE, NO OLVIDES QUE LAS COSAS CHIQUITAS SON LO QUE REALMENTE IMPORTAN EN TU VIDA… ADEMÁS, TIENES EL RELOJ FAMILIAR, SUPERPODERES INCREÍBLES Y LO ÚLTIMO Y MÁS IMPORTANTE, LOS AMIGOS QUE HICISTE Y LOS LUGARES QUE CON TU IMAGINACIÓN CONOCISTE…

ESTÁS LISTA PARA HACER LO QUE QUIERAS, PARA CUMPLIR TODOS LOS SUEÑOS QUE TE PROPONGAS Y PARA SER LO QUE TU QUIERAS SER.

TE QUIERO Y TE AMO CON EL ALMA.

TU ABUELA MARGARET.

Luego de leer la caja vio un perfume que por su instinto encontraba los problemas en el mundo, unos días después, decidió ir a la selva donde están sus amigos animales, se la pasó muy bien, pero después de unos meses, Aline decidió ir por todo el mundo ayudando a todas las personas y animales, recorriendo el mundo y aprendiendo.

FIN