La Bodega

Seudónimo: Sky

—–Primera parte——

Un día cualquiera, Sky, Moon, Sunny y su familia estaban sacando cajas de la mudanza, hasta que…

-¡Papá, están tocando la puerta, no vayan a despertar a nuestro hermano Gabo que está súper dormido!- Dijo Sky.

-Sí, ya voy, estoy viendo el partido.- Contestó su papá despreocupado.

-Papá, ponle pausa, seguro es algo importante.- Gritó Sunny.

Su papá se negó a quitar el partido , ya que era en vivo y Moon abrió la puerta.

Al abrir Moon recibió una carta.

–  “Hemos abierto la bodega, en la cual podrán dejar sus cosas”- Sunny leyó la carta emocionada.

La mamá de las chicas estaba contenta, ya que por fin tenían un lugar para guardar sus cosas. Llamó a su esposo:

-¡Aaron, ya pueden dejar las cajas en la bodega!-

Papá: Muy bien, voy a dejarlas ahí abajo, pero necesitaré ayuda.

Sky: ¡Nosotras podemos ayudar!

Aaron, Sky y sus hermanas recibieron las cajas de su mamá y todos bajaron a la bodega.

-Mamá, aquí hay un cartel de precaución, ¿No será peligroso?- preguntó Sky preocupada al ver la entrada de la bodega.

Creo que se les olvidó quitarlo por la construcción, solo hay que tener cuidado.- contestó Aaron.

 

Media hora después aún estaban cargando cajas.

– ¡Sunny, pásame otra caja!- Gritaba emocionada la mamá.

Sunny le contestó que se acabaron, así que el papá decidió que debían subir por más. Les pidió a sus hijas que lo esperaran abajo mientras él y su esposa traían más.

-Pueden investigar la bodega si quieren.- Dijo  el papá mientras les sonreía y pedía el elevador.

Sunny sugirió entrar a la bodega y sus hermanas la siguieron.

-Vaya… No está tan bonita como me esperaba…- Dijo Moon decepcionada.

-Sí, da miedo… Por lo menos tenemos nuestros teléfonos, podemos alumbrar.- Exclamó Sunny de forma segura.

Se dividieron para investigar pero la puerta de entrada se cerró.

-Chicas.. ¿Oyeron eso?- Preguntó Moon asustada.

– Sí… fue como un portazo.- Aseguró Sky.

Las chicas decidieron no darle importancia.

Mientras tanto con los papás llegaron a la bodega pero no encontraron a sus hijas y pensaron que fueron al jardín de arriba.

—— Segunda parte——-

-Genial, estamos atrapadas ¿Y ahora qué hacemos?- Preguntó Sky angustiada.

-No lo sé… Y hace mucho frío aquí.- Contestó Moon, mientras se abrazaba a su hermana para calentarse.

-Lo sé… ¿No habrá algo para taparnos o alguna sudadera?- Indagó Sunny ilusionada.

Las chicas recordaron que en la bodega habían guardado una caja con cobijas y artículos para el invierno. Mientras tanto el clima estaba cada vez más fresco.

Se fueron a buscar las cobijas, pero de camino escucharon ruidos extraños.

-¡Bien, las encontramos!- Dijo exaltada Moon.

-¡Perfecto! Regresemos a donde estábamos antes.- Propuso Sky.

Sunny estaba preocupada por los ruidos que provenían de los diferentes lugares que rodeaban la bodega, ya que era todo muy tenebroso y daba la sensación de que algo terrible iba a suceder.

-De seguro fue un ratón.- Dijo Sky segura de sí misma.

-Exacto no hay que preocuparnos, ni que hubieran monstruos aquí, jajaja.- Djo Moon de forma burlona.

-Jajaja Gabo seguro cree en los monstruos.- Contestó Sky.

Sunny sugirió que era hora de irse a dormir, mientras veía a sus hermanas bostezar y quejarse del sueño. Era imposible abrir la puerta a pesar de intentarlo muchas veces. Trataron de abrir con un palo de golf, un bat de béisbol, un martillo y un gancho de ropa, hasta que decidieron rendirse y dormir.

En casa, sus papás estaban bastante preocupados ya que era casi media noche y no llegaban a casa. El pequeño Gabo se despertó buscando a sus hermanas y no las encontró en ningún lado de la casa.

——Tercera parte——–

Las hermanas despertaron a media noche por oír ruidos que parecían pisadas acercándose.

-Este lugar sí que da miedo, ¿verdad, Sunny?- Preguntó Sky muy asustada.

-¿Sunny?…- Decía Moon sin encontrar respuesta.

Moon y Sky estaban aterrorizadas después de ver la silueta que se acercaba a ellas.

-¡AAHHH! ¡NO ME COMAS!- Gritó Moon.

-Chicas soy yo, encontré comida.- Dijo Sunny divertida.

-¡Sunny! Casi nos da un paro cardíaco.

-Jaja, perdón.- Les contestó Sunny apenada.

Las chicas logran dormir a causa de su sueño profundo.

En la mañana Gabo despertó a sus papás preocupado por sus hermanas que no estaban en casa.

-¿Cómo que no están?- Preguntó su papá que se había quedado dormido en el sillón mientras las esperaba hasta tarde.

-Pero hoy nos vamos de viaje, ¿Seguro que no están?, ¿Qué haremos? Preguntó la mamá que se había quedado dormida viendo la tele esperando a sus hijas hasta muy tarde en la noche.

-¿Será que se quedaron en la bodega? No las hemos visto desde ayer.

Los tres bajaron a la bodega apresurados y se dieron cuenta de que la puerta estaba trabada. Decidieron empujar la puerta y trataron de tirarla pero no lo lograron. Era una puerta de hierro muy resistente.

-Llamaré a Juan el de mantenimiento, él sabrá qué hacer.- Aseguró la mamá.

Al llamarlo por teléfono supo que era su día libre y que no se encontraba en el edificio.

-¡Oh no! Tengo miedo de que les pase algo.- Decía Gabo muy angustiado.

——-Cuarta parte———

Mientras tanto en la bodega las hermanas lograban escuchar las voces de su familia.

-¡AYUDA, AYUDA, SÁQUENME DE AQUÍ!- Gritaba Moon.

Sunny trataba de calmarla, pero era imposible.

Del otro lado de la puerta oyeron los gritos de auxilio.

-¡Son las niñas!- Dijo la mamá emocionada.

-¡Chicas! ¿Están bien?- Preguntó Gabo.

– ¡Sí! Bueno, más o menos, no dormimos bien, el piso está muy duro y frío y tenemos hambre, ya que nos terminamos todas las papas.- Dijo Moon.

Sky las interrumpió ya que había visto una sombra detrás de ellas.

-Uhm… chicas…

-Ash, es Sunny otra vez, fue por comida.

Pero si yo estoy aquí.- Contestó Sunny confundida.

Entonces si Sky está aquí, y Sunny está aquí, ¿Quién está detrás de nosotras?

-¿Juan el de mantenimiento?, ¿Eres tú?- Preguntó Moon esperanzada.

La sombra estaba en silencio y se estaba acercando cada vez más a ellas.

Las hermanas corrieron alrededor de la bodega.

Recorrieron todas las habitaciones de la bodega pero la sombra seguía tras ellas.

-¿Por qué están gritando tanto?- Preguntaba su papá del otro lado de la puerta mientras usaba un destornillador para abrir la chapa.

La sombra desapareció. Las chicas suspiraban de alivio.

– Papá, tengo hambre, subamos por algo de comer.- Suplicaba Gabo.

-Yo subiré con Gabo por algo de comer, ya venimos.- Dijo la mamá.

El teléfono de Aaron sonó y era su jefe. Se ausentó por un largo rato para atender la llamada.

-Ya vengo, chicas, no se preocupen, pronto las sacaremos de ahí.-

Moon estaba muy preocupada de que la sombra apareciera de nuevo. Sus hermanas trataron de calmarla.

-Sunny, ¿Dónde está la comida que conseguiste?

-Está ahí… Uhm ¿Y la comida?- Sunny parecía confundida.

-¡Perfecto! Perdimos la comida y ahora no comeremos.- Aseguró Moon enojada.

-No nos la pudieron robar ya que estamos solas aquí.-

-Y tampoco la pudimos haber perdido si dejamos la comida aquí.- Las calmó Sunny.

Se escuchaban ruidos desde otra habitación cercana a la bodega, parecía como si alguien hubiera abierto una bolsa de papas y tomara agua.

-¿No será la sombra?- Preguntó Moon.

-Puede que sea la sombra, pero necesitamos comer.- Dijo Sunny tranquilamente.

Las hermanas decidieron ir tras el ruido.

-¿Blossom? ¡¿Qué haces tú aquí?!- Dijo Sky confundida de haber visto a su amiga dentro del “laberinto” de las bodegas.

-¡Chicas! Pues, es una larga historia, la última vez que vine a tu casa, te dije que ya habían venido mis papás por mí y tú tuviste que ir al baño, así que yo vine aquí para investigar, pero accidentalmente cerré la puerta y quedé atrapada.

– Pero, ¿Eso no fue hace como una semana?-

-Algo así.- Contestó Blossom divertida.

– Oh, cierto jajaja, me había olvidado.- Dijo Moon aliviada.

 

¿Como no nos oíste entrar o a mis padres dejar cajas? Preguntó Sky.

Estaba dormida, jajaja. Dijo Blossom divertida.

¿Y qué hay de la sombra? Preguntó Moon preocupada

-¿Sombra? No vi ninguna sombra por aquí.- Exclamó Blossom confundida.

-¡Nosotras vimos una sombra enorme!- Dijo Moon.

-¡Sí! ¡Era gigante!- contestó Sky.

Se escuchó una respiración detrás de ellas…

-Sunny ya me harté de tus bromas, si vas por comida por lo menos avísanos.- Dijo Moon enfadada.

-Pero si yo estoy aquí.- Respondió Sunny extrañada.

-¿Será la sombra otra vez?- Preguntó Sky asustada.

-¿Se refieren a esa sombra que está detrás de ustedes?- Preguntó Blossom curiosa.

Las chicas voltearon lentamente esperando lo peor…

-¡¿Quién eres?! ¡¿Y qué quieres de nosotras?!- Exclamó Moon.

La criatura no respondió a su pregunta y se acercó más.

La puerta por fin se abrió, por lo tanto las luces se prendieron y la criatura desapareció.

-¡Lo logré! ¡Abrí la puerta!- Exclamó Gabo.

Sky corrió hacia Gabo y le da un fuerte abrazo, luego le pregunta como lo hizo, lo cual Gabo le responde que empujó la puerta con mucha fuerza y la logró abrir.

¡Gabo! ¡La puerta! Exclamaron todas.

Lo sé, soy un héroe, ¿verdad? Contesta Gabo confiado de sí mismo.

¡No! No es eso, ¡Se está cerrando! Dice Sunny.

Gabo soltó la puerta por un segundo y la puerta se cerró.

¡No! Era nuestra oportunidad de salir… Dice Blossom a punto de desmayarse.

——————————————-FIN————————————————-