La piedra del apocalipsis

Seudónimo: Yenimin

“La razón por la que mataron a mi familia será la misma que los terminará destruyendo”. Recuerdo aquel día como si hubiera pasado ayer, cómo por una cura mi vida se destruyó… ahora lo único que me motiva a seguir adelante es esta piedra, mi preciada piedra. Mi plan está a punto de empezar, salgan criaturas y hagan una catástrofe por doquier, acabemos con esta humanidad – exclamó Jeón.

“En las últimas noticias del día… han estado apareciendo criaturas de entre tres y seis metros, con aspectos esqueléticos, pero con una fuerza física impresionante, pies exageradamente grandes, ojos por la nuca y a los laterales de la cara, sin vello alguno, con viscosidad, uñas exageradamente fuertes y largas…”, apagué el televisor, no podía seguir viendo eso ¿¡mi hermana se convertirá en eso!? No… esto no puede ser cierto. Tengo que impedirlo, es mi única razón de ser, es todo lo que me queda. Debo resolver esto antes de que sea demasiado tarde.

.. Vaya, vaya… todo va exacto a lo planeado, el tiempo se les ha acabado, ha llegado la hora de cobrar mi venganza- dijo Jeón. “Ustedes serán hormigas controladas a mi gusto, serán aplastadas, si alguien me hubiera salvado, nada de esto estaría pasando. Todo lo ocurrido aquella noche definió el futuro de la humanidad. Me estaba preparando junto a mi familia para escapar del país, tarde, muy tarde… haber presenciado la masacre contra mi familia a la corta edad de 9 años, todo porque buscaban el bien de la humanidad, todo por culpa de la cura a las enfermedades más mortíferas de todas, si no hubiera huido aquella noche no sé que habría sido de mí… “ayuda” “alguien que me salve” … nada, fue cuando comprendí que nadie estaría para mí más que yo… lo único que podía hacer era correr con aquel maletín, el que me daría la primera pieza para completar mi misión. Comencé por leer montones de papeles, libros, todo lo que encontraba relevante entre los archivos guardados en el maletín. Hasta que leí una que llamó por completo mi atención, la razón por la que terminaron con toda mi familia… “cura contra…”. A mi mente vino la idea que definiría mi misión, “utiliza esto en contra de los que te lo han arrebatado todo”. Pasé lamentos, desesperación, sangre, tormentas, hambre, soledad… hasta conseguir lo que sería mi salvación, mi piedra, o lo que otros llamarían, “la piedra del Apocalipsis”.

He llevado a mi hermana a un montón de consultorios y todos arrojan el mismo resultado… ¡nada! Ni los más profesionales saben qué es lo que le está pasando… ¡Debo seguir buscando respuestas! Debería checar su cartilla de vacunación… tengo un mal presentimiento sobre esto. Finalmente di con información valiosa ¡la última vacuna aplicada a mi hermana se hace en uno de los laboratorios a los que voy a hacer prácticas! Estuve tratando de conseguir alguna información que me ayudara a resolver este dilema, pero aparte de la dicha anteriormente, nada. Al llegar a casa mi hermana se acercó a mí, me percaté de que le habían salido ¿escamas? No, realmente no sabría cómo describirlo… me acerqué más y la chequé de cerca… ¿qué es esto? Aquellas “escamas” tenían cierto patrón, parecían mhh.. ¡letras codificadas! Pasé toda la noche tratando de descifrarlo; al salir el sol lo obtuve, ¡tenía la respuesta!

Llegué demasiado temprano al laboratorio, quería inspeccionarlo, creía que no había nadie…hasta que vi a aquel sujeto, creo que casi nunca viene al laboratorio… estaba viendo fijamente a ¿una piedra? ¿Por qué la estaría viendo con tanto esmero?

Finalmente se fue, esperé un par de minutos a que no regresara, me acerqué a la piedra, quería ver qué tenía de especial. Me di la vuelta sin darle tanta importancia hasta que llegó un pensamiento a mi cabeza: ¡SE PARECE AL LOGO DE ESTE LABORATORIO Y VARIAS MARCAS DE MEDICAMENTOS! ¿¡Por qué no me percaté antes!?

Corrí a la sala donde realizaba las prácticas, agarré pinzas, guantes y una bolsa, regresé a donde se encontraba la piedra, logré romper un poco de esta con las pinzas y la guardé dentro de la bolsa. Después volteé a verla y vi cómo se regeneró… ¿qué acabo de ver? -me dije a mí misma-.

Mientras iba caminando por los pasillos del laboratorio me percaté que una puerta estaba semi abierta… raro, me asomé, estaba el sujeto de la otra vez, traté de concentrarme en la plática. Me puse a investigar sobre él y por lo que conseguí, únicamente viene cuando van a comprobar la eficacia de algún medicamento, él es el que le da el visto bueno.

-¿Le parece mañana a primera hora comprobar la nueva vacuna?. Perfecto, no tengo ningún problema. Me fui, no quería que se percataran de mi presencia… mañana veré qué es lo que ocurre ahí dentro.

Ya estoy acá en el laboratorio, ha llegado… lo seguí. Entró por una sala, fue a checar algo. Me metí y me escondí. Volvió, cerró la puerta. Me asomé a ver lo que hacía… tenía a dos ¿presos? (la ropa parecía de uno), estaban atados. Lo primero que hizo fue inyectar únicamente a uno, al instante comenzó a tener reacciones, ya no parecía humano… la criatura no mostraba señales de vida hasta que él le dijo: “puedes hacer lo que quieras con la persona que tienes al lado”, así lo activó . Lo primero que hizo la criatura con el otro preso fue olerlo, pasó a saborearlo como si de un chupete se tratara y finalmente se comió su cabeza.

Esta criatura prosiguió a enterrarse una de sus garras y sacar un pedazo de su cuerpo; la colocó donde vendría estando la cabeza del otro preso, y mágicamente salió otra de esas extrañas criaturas en vez del chico al que se había comido. No podía procesar lo que acababa de ver,  salí demasiado sigiloso. De ahí, me fui corriendo, ya no quería estar ahí, quería irme directo a casa. Seguía sin creer aquello… algo que me traía confundido era ¿cómo alguien como él no se había percatado de mi presencia? ¿Estaba tramando algo?. Muchas preguntas pocas respuestas. A las horas recibí una llamada, era mi coach, me pidió que me dirigiera hacia su casa. Llegué y me dirigí hacia su despacho, toqué y abrí: “Te cambiaremos de supervisor”¡qué! ¡No, no! “Te lo presentaré, Erlin, el es Jeon, Jeon el es Erlin“, maldición, era aquel sujeto. Aquí es donde cavé mi tumba.  “Bueno, me retiro para que puedan charlar”. Decidí hablar primero -¿jJeon?¿le apetecería jugar una ronda de ajedrez contra mí?- planeo sacarle algo de información útil, probablemente estará tan concentrado analizando la partida que ni se percatará de lo que saldrá de su boca.

-¿Una partida de ajedrez ? Mhhh, me parece bien- ¿planea analizar la forma en la que actuó? No, si yo lo logro antes. Así fue como comenzamos a jugar, en muchas oportunidades lo puse a elegir entre piezas de valores similares, esas eran las mejores posibilidades para pregúntale sobre él… -Jeon, ¿podría decirme su nombre completo?- Benedith Merjuris Jeon- dijo sin pensar -¡jaque mate! Es impresionante cómo no te percataste de mi jugada.

Ya era hora de irse, al llegar a casa investigué sobre él, sobre el apellido “Merjuris”. Encontré una noticia:“Médicos Merjuris aparecen muertos dentro de su casa después de tratar de revelar información valiosa que salvaría a la humanidad sobre las vacunas contra enfermedades mortíferas”.  Esto explicba demasiadas cosas… estaba más cerca de la verdad… Fui a buscar a Jeon, necesitaba preguntarle al respecto. Mi curiosidad en estos momentos era mayor a la de mi razonamiento, grave error. ¡Jeon! ¡Por fin te encuentro!- sucedió algo- ¿es cierto que tus familiares eran los famosísimos médicos “Merjuris”? tú presenciaste su muerte. Se alteró demasiado, ¿¡DE DÓNDE DEMONIOS OBTUVISTE ESO!?- He metido la pata…-¿¡una palabra a alguien sobre esto y tu hermana terminará muerta, entendido!?. -¿Cómo es que sabes que tengo una hermana? ¡Le haces algo y juro que revelaré toda información que he recopilado sobre ti!. -… “Criatura 448, repórtese”- en un abrir y cerrar de ojos mi hermana se encontraba ahí. – Con solo pronunciar una frase las demás criaturas se desharán de tu hermana, vaya ¿quieres eso?-.

Jeon dijo las frases clave: “mis queridas criaturas lleven al infierno a 448 y con ello traigan el terror, desesperación y la destrucción de la humanidad”. La clave fue activada, de esta forma perdí lo más preciado que me quedaba y con ello, la destrucción de nuestro mundo.¿Cómo es que con el ataque de una criatura hacia otra, todo se terminó? Hay dos fuentes de energía tan potentes, que al tocarse entre sí ocasionan un colapso, y como fueron varias a la vez resultó con uno total, acabando así con la humanidad de una forma dolorosa y en un pestañear ….. casi al instante.