Mamá y ¿cómo es el mundo?

Seudónimo: G.N.C

¿Mamá de qué color es el cielo? ¿cuántos animales hay en el mundo? ¿Qué es un

T-Rex? ¿Cómo son las nubes?

¿Qué es ese ruido que me despierta cada mañana? ¿Qué es eso caluroso que

entra por mi ventana? ¿Cómo me veo?

Esas eran las constantes preguntas que Dan tenía, Dan aunque quería explorar y

conocer, había algo que lo impedía al nacer Dan nació con ceguera, lo que le hizo

imposible conocer lo que lo rodeaba, para Dan y para sus padres, fue difícil ya que

no sabía qué lo rodeaba. Su madre le cuenta que cuando nació no había notado

que era ciego, hasta que en el primer mes empezó a notar que no reaccionaba ante

nada, desde ese momento sus papas se preocuparon mucho por él, pero Dan con el

tiempo como cualquiera, aprendió a seguir, supo desde un principio que no sería

fácil. Al cumplir sus 14 años le pidió un deseo a una estrella fugaz, deseó ver el

mundo para realmente conocer y explorar, un mundo lleno de colores y cosas

nuevas inexploradas para él.

Dan perdía poco a poco la esperanza de ver algún día, estaba harto que la gente le

dijera cómo eran las cosas y que aun así con sus explicaciones no podía

entenderlas. Dan al sentirse extraño con las personas que lo rodeaban decidió

conocer gente que tuviera lo mismo que él y conoció increíbles personas, personas

como María, esa chica que le enseñó a ver una forma diferente de conocer el

mundo, ella había nacido ciega al igual que Dan, pero ella podía ver vagamente los

colores, así que cada tarde María y Dan se reunían, ella le explicaba algunas cosas

que ella veía, un día como cualquier otro le pidió a María tocar su rostro, sabía que

fuera como fuera para él sería la persona más hermosa. Tocó delicadamente el

rostro intentando no lastimar a María, empezó a tocar su cara sentía una pequeña

nariz y unos labios circulares. Fue un 11 de agosto del 2015 que María tomó a Dan

de la mano y lo sentó en una pradera y le dijo ¿qué ves? El obviamente respondió

que nada, ella le dijo a él,- intenta sentir las cosas a tu alrededor-, Dan tomó un

pequeño girasol, él no lo sabía y empezó a imaginarse sobre ese pequeño girasol,

bailando junto a María, él empezó a realmente sentir y a valorar a las personas que

lo apoyaba. Aunque él no era la persona con más suerte, pudo sentir algo que

muchos ni aunque lo intenten podrán entender y mucho menos sentir el amor. Él

podía decir sus verdaderos sentimientos por ella sin mentir o pensar en otra mujer.

María sintió que Dan estaba desconcentrado, así que le preguntó cuál era el

problema, Dan sin prestar atención dice no se es que tal vez estoy enamorado, lo

pienso cada vez que escucho tu voz, María sorprendida lo abraza.

Dan sonrió con tanta alegría ese día, que no podía evitar pensar en eso, aunque el

muy inexperto le preguntó a María que lograría cumplir su sueño, María aunque

dudosa no le creyó mucho en ese momento, unas semanas después, la felicidad

aumentó, ya que Dan tenía la oportunidad de ver, pero para ser sincero quería que

María viera, porque sabía que aunque él no pudiera verla, seguiría sintiendo el

mismo cariño desde que la conoció, María al enterarse de esto, no lo dejó, creyó

que estaba loco, lo curioso es que dan no estaba loco simplemente estaba

enamorado, lo que hizo que realizara locuras que solo el amor nos permite hacer,

María quería agradecerle por todo, pero le pidió que él se hiciera la operación para

recuperar la vista, ya que ella tenía cáncer y que no le quedaban más que unos

meses de vida. La verdad es que María no era ciega, pero quiso experimentar el

amor que no la viera con lástima sino la viera como la flor más bella, Dan estaba

triste y preocupado tanto que se desmayó, así que María hizo que lo operaran y

recuperara la vista, al despertar Dan abrió los ojos y veía cosas, pensó que era un

sueño, hasta que se levantó fue tanta la alegría que lloró como nunca lo había

hecho, hasta que recordó que no estaba María. La fue a buscar, gritaba y gritaba su

nombre, él no sabía cómo era ella realmente, pero gritó y después de correr y correr

alguien voltea, era María aunque ella podía verlo y sabía que era él, a Dan le costó

saber que era ella, hasta que cerró los ojos y le tocó la cara así supo que era su

María. Después de eso María se despidió de Dan, ya que solo le quedaba este día,

así que Dan lo disfrutó tanto como pudo, al último momento la vio y le dijo, – María,

sé que la muerte nos intenta separar en este momento pero yo te buscaré por

siempre y con eso último María cayó al suelo, dejando a Dan con muchas lágrimas

en los ojos, no quería dejar el cuerpo de María pero tuvo que. Con el tiempo su vida

se volvió mejor y se convirtió en un mochilero, conoció un montón de lugares y les

contó su forma de ver al mundo a las personas.