Romina

Seudónimo: Dulce niña

Me llamo Mauricio, tengo 36 años, me encantaría contarte la historia de una

persona muy importante en mi vida y que ya no está conmigo.

Cuando era adolescente tuve una muy buena amiga llamada Romina, ella era

simpática, cariñosa, dulce, solidaria, en fin, ella era diferente al resto de chicas; no

es decir que tenía diferente actitud,cuerpo,autoestima. No. Ella tenía un problema

que se lo detectaron desde que tenía diez años,el problema era que veía cosas que

nadie podía ver.

Ella tenía a su fiel compañera Stephanie, yo nunca la conocí, me la presentó

verbalmente pero nunca supe su aspecto, Romina me decía que era rubia con ojos

claros y muy buena con la ropa, yo le creía porque ella la podía ver y yo no.

Un día como cualquiera, al entrar a la escuela vi a Romina llena de moretones en

todo el cuerpo,le pregunté ¿qué pasó?,ella me dijo que Stephanie le aconsejó que

le dijera “feas” a unas chicas en la calle. Le pregunté por qué lo hizo y me dijo que

si no lo hacía, Stephanie iba a matar a su madre.

Romina amaba a su madre porque ella era su mejor amiga, el problema de Romina

era que Stephanie era muy celosa y tóxica. Romina tenía problemas en casa de su

padre, quien nunca estaba presente, su mamá trabajaba y su hermano la odiaba,

pero en la escuela era diferente, aunque ella nunca tuvo amigas, me tuvo a mi

como su mejor amigo, que la ayudaba con todo.

A decir verdad, Romina nunca tuvo la mejor vida, llena de terapias, psicólogos,

medicinas,el odio de su hermano y las chicas de la escuela. Solo estuvimos su

mamá y yo presentes en su vida de desastres.

Algo muy triste que yo siempre veía era que su hermano abusaba emocionalmente

de Romina por ser diferente en la escuela y en todas partes. Cuando Romina

cumplió los 16, yo le regalé una libreta para que pudiera anotar todo lo que veía o

sentía en su terapia con el psicólogo. Un día Romina vino muy emocionada a

decirme que encontró a su padre que no conocía, que hablaron y el papá le dijo que

su hermano era adoptado y que él vivió sumergido en drogas.

Hace 25 años encontré a Romina ahorcándose en su cuarto mientras su madre

trabajaba y su hermano bebía con sus amigos. Llamé a la ambulancia para poder

rescatarla. La logré salvar a tiempo. Cuando le pregunté porqué lo hizo, me dijo

que Stephanie la obligó a hacerlo.

Llevaron a Romina al psiquiátrico tristemente, por escuchar a Stephanie, su amiga

imaginaria.Yo visitaba a Romina todos los días después de la escuela y todos lo

fines de semana, no la podía ver mucho porque eran horas exactas de visita, pero

trataba de hablarle todo lo que ella no hizo, así estuvimos unos años, con pláticas

interminables, hasta que un día pasó lo inesperado, encontraron a Romina con una

cuerda colgada en el cuello . . . otra vez.

¡Ahí si no la pude salvar! Eso pasó hace 20 años.

Ahora yo estoy encerrado en un psiquiátrico porque todos piensan que Romina está

muerta, pero yo la veo a mi lado, está un poco extraña porque su cuerpo huele raro,

yo le pregunto si se baña pero ella nunca me contesta.. .